La política 'cero tolerancia' de Trump es denunciada y defendida

Imagen: iStock/Se requiere permiso de licencia.
WASHINGTON (BP) -- Bautistas del sur y otras líderes evangélicas expresaron su oposición el lunes (18 de junio) a la separación de niños de sus padres en la frontera cuando el Congreso se prepara de nuevo para retomar el asunto de inmigración.

La demanda de un cambio en la política de la administración Trump de "cero tolerancia" que ha resultado en la separación de familias en la frontera entre Estados Unidos y México se produjo cuando la crítica republicana aumentaba incluso mientras la defensa de la práctica de la rama ejecutiva se endurecía. Casi 2,000 niños les fueron quitados a los padres o guardianes que buscaban asilo -- muchos supuestamente huyendo de la violencia en Centro América -- o estaban entrando ilegalmente entre el 19 de abril y el 31 de mayo, de acuerdo con los reportes publicados de una sesión informativa del 15 de junio del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Los mensajeros a la reunión anual de la Convención Bautista del Sur (SBC) el 12 y 13 de junio en Dallas abordaron la última controversia en el debate de inmigración de décadas de adoptar de nuevo una resolución que llama a la seguridad en la frontera al tiempo que "mantiene la prioridad de la unidad de la familia."

En una teleconferencia de prensa del 18 de junio, Trillia Newbell -- directora de alcance comunitario de la Comisión de Libertad Religiosa y Ética (ERLC) de los bautistas del sur -- dijo que el gobierno "no debe separar a los niños de sus padres excepto en el más excepcional de los casos. Donde las familias hayan sido divididas, deben ser reunidas tan expeditamente como sea razonablemente posible. Nuestras políticas de inmigración deben reflejar estos principios."

Kathryn Freeman, directora de política pública de la Comisión Bautista de Vida Cristiana de Texas de la Convención General Bautista de Texas, dijo en la llamada sobre la política de "cero tolerancia": Los evangélicos de Texas no quieren que esto se haga en nuestro nombre. Arrancarles niños pequeños a los padres es absolutamente doloroso, y no es legalmente necesario. Lo podemos hacer mejor como nación."

El procurador general Jeff Sessions anunció la política "cero tolerancia" el 6 de abril en una orden a las oficinas del Procurador General de Estado Unidos a lo largo de la frontera mexicana. La implementación de la política llegó cuando el DHS reportó un incremento de un 203 por ciento en el cruce ilegal de la frontera de marzo de 2017 a marzo de 2018 y un 37 por ciento de incremento de febrero a marzo de este año.

"La situación de nuestra frontera suroeste es inaceptable," dijo Sessions en una declaración escrita. "El Congreso ha fallado en no aprobar una legislación efectiva que sirva al interés nacional -- cerrando vacíos peligrosos y financiando completamente un muro a lo largo de nuestra frontera sur. Como resultado, una crisis ha brotado en nuestra frontera suroeste que necesita un esfuerzo escalado para procesar judicialmente a aquellos que escojan cruzar ilegalmente nuestra frontera."

El presidente Trump culpó al otro partido tuiteando el 18 de junio: "Es culpa de los demócratas por ser débiles e ineficaces respecto a la seguridad y el crimen [en la frontera]. Díganles que empiecen a pensar en la gente devastada por el crimen que llega de la inmigración ilegal. ¡Cambien las leyes!"

Miembros de su propio partido, sin embargo, dijeron que la administración podía cambiar la política. El senador Ben Sasse, republicano de Nebraska, dijo en una publicación de Facebook que la "cero tolerancia" es "una nueva y discrecional elección" y que las manos de la administración no están atadas.

El senador Ted Cruz, republicano de Texas, bautista del sur, anunció el 18 de junio que introduciría una legislación en un esfuerzo por resolver la crisis. Su propuesta duplicaría el número de jueces federales, autorizaría albergue temporal para toda la familia y aceleraría la revisión de los casos de asilo de manera que fueran decididos dentro de 14 días.

"Mientras estos casos estén pendientes, las familias deben estar juntas," dijo Cruz en una declaración escrita. "Los niños les pertenecen a sus madres y padres."

Se espera que la Casa de Representantes vote pronto por lo menos un proyecto de ley de reforma inmigratoria. Una medida etiquetada como avenencia les proveería a los Soñadores -- inmigrantes indocumentados que fueron traídos a EE.UU. siendo niños y que han sido protegidos de la deportación por el programa de Acción Diferida para la Llegada de Menores -- un camino a la ciudadanía al tiempo que se financia un muro y se corta la inmigración legal, reportó el New York Times el 14 de junio.

La resolución de la SBC adoptada recientemente en forma unánime de nuevo el 12 de junio solicitó una reforma -- como lo hizo la resolución de 2011 -- que asegure las fronteras y provea un camino a la legalización "con las apropiadas medidas restitutorias."

La resolución señaló la falta de una revisión significativa en el sistema de inmigración los últimos siete años "que lo hiciera más justo, humano, eficiente y ordenado." Declaró que "cualquier forma de xenofobia, maltrato o explotación es inconsistente con el Evangelio de Jesucristo."

El presidente de la ERLC, Russell Moore expresó su gratitud a la aprobación de la resolución en una declaración escrita para la Mesa Evangélica de Inmigración (EIT).

"Estoy agradecido por la manera en la que las iglesias en todo el país están ministrando las comunidades inmigrantes," dijo Moore. "Ahora es el momento para que nuestro país actúe justamente, deje de separar familias, y arregle el sistema de inmigración que está dañando a tanta gente en nuestro país hoy en día."

Los bautistas del sur tienen una variedad de posturas en relación con la resolución del problema inmigratorio que ha resultado en un estimado de 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país. En su resolución de 2011, los mensajeros de la SBC reconocieron que la reforma inmigratoria "ha impulsado frecuentes rencorosos debates en la plaza pública estadounidense."

El Comité de Resoluciones de este año recibió tres resoluciones apropiadamente propuestas relacionadas con inmigración y -- sin ningún cambio substantivo en la política de inmigración – decidió que los mensajeros de 2018 "querían reafirmar lo que se dijo en 2011 y al mismo tiempo hablar de las preocupaciones presentes compartidas por todos los mensajeros en relación con una variedad de opiniones en cuanto a soluciones políticas," dijo el presidente del comité Jason Duesing, decano académico del Seminario Teológico Bautista Midwestern.

"Por esto, como en 2011, la resolución 2018 busca afirmar el valor y la dignidad de los inmigrantes como seres humanos y nuestra responsabilidad de ministrarlos mientras también se habla de la necesidad de preservar la seguridad de la frontera al tiempo que se implementa una reforma inmigratoria que provea un camino justo y compasivo a la legalización," le dijo Duesing a Baptist Press en comentarios escritos. "Al tiempo que las resoluciones presentadas este año hablaban de la actual crisis de la separación de familias, también queríamos incluir declaraciones que afirmaran el permanente apoyo que los bautistas del sur han tenido por el valor de la familia, y por esto permitimos que los mensajeros expresaran su deseo de ver una reforma inmigratoria llevada a cabo para mantener la prioridad de la unidad de la familia."

El 14 de junio, Sessions defendió la "política de cero tolerancia," citando el mandato de Romanos 13 "Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan; porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas."

Bautistas del sur y otros líderes evangélicos discreparon con la interpretación de Sessions de Romanos 13.

"Romanos 13 requiere respeto para el gobierno y su justa responsabilidad, y en los Estados Unidos, eso significa respeto a nuestro orden constitucional," dijo R. Albert Mohler Jr., presidente del Seminario Teológico Bautista Southern, el 18 de junio durante su transmisión "The Briefing." "No significa satisfacción o ausencia de protesta en contra de la ley si la ley está equivocada y es injusta."

La conferencia telefónica de mujeres evangélicas el 18 de junio auspiciada por EIT también abordó la difícil situación de los refugiados de todas las religiones. El 20 de junio es el Día Mundial del Refugiado.

Al ritmo actual, habrá 27,000 menos cristianos refugiados específicamente permitidos en Estados Unidos que en 2016, dijo Freeman en la conferencia telefónica. En la década pasada, más de 60,000 refugiados cristianos del Medio Oriente se han restablecido en EE.UU., pero casi ninguno ha podido hacerlo en 2018, dijo ella.

Más de 10,000 personas -- incluyendo a Moore y a otros pastores y líderes evangélicos -- han firmado una carta el 1 de junio para Trump en la que requieren un cambio en la política "cero tolerancia" y la restauración de un "programa sólido de reasentamiento de refugiados."

EIT es una coalición de organizaciones evangélicas que apoya una reforma inmigratoria. Además de la ERLC, las organizaciones en el liderazgo de EIT consisten de la Asociación Nacional de Evangélicos, Visión Mundial, la Conferencia de Liderazgo Cristiano Hispano, Alivio Mundial, el Concejo de Universidades Cristianas, la Iglesia Wesleyana, e Iglesias Coreanas para el Desarrollo de la Comunidad/Empoderamiento de Fe y Comunidad.

Tom Strode es jefe de la oficina en Washington de Baptist Press, el servicio de noticas de la Convención Bautista del Sur. BP reporta sobre misiones, ministerio y testimonio llevados adelante a través del Programa Cooperativo y sobre noticias relacionadas con los intereses de los bautistas del sur nacional y globalmente.
Obtenga los encabezados y las últimas noticias en Twitter Twitter.com/BaptistPress, Facebook Facebook.com/BaptistPress y en su correo electrónico baptistpress.com/ SubscribeBP.asp.
Download Story