EDITORIAL: El Programa Cooperativo: Un Plan Divino

GRAPEVINE, Texas (BP) -- Como Bautistas del Sur tenemos un vehículo maravilloso para hacer misiones, promover la evangelización, producir líderes y pastores aptos para diferentes ministerios e impactar el mundo entero para Cristo. Podemos decir que es un plan divino para hacer la obra de Dios aquí en la tierra. Se llama el Programa Cooperativo.

Cuando comenzó la Convención Bautista del Sur (SBC) en 1845 en Augusta, Ga., su misión y fundamento principal se basó en la Gran Comisión.

"Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amen." Mateo 28:19-20 (RV 1960)

Para cumplir este mandato divino las entidades convencionales pidieron que cada iglesia local diera una ofrenda especial para financiar las misiones. Esta manera de recaudar ofrendas se conoció como el método social. Los resultados de este tipo de método fueron fatales: porque hubo déficits financieros, surgieron competencias entre las entidades y se hacían diferentes campañas de recaudación que a veces se duplicaban. Este tipo de financiación pronto dificultó la expansión para hacer misiones a través de la convención SBC.

De acuerdo con los archivos de la Convención Bautista del Sur en 1919 los líderes de la convención nacional propusieron un plan para hacer misiones que se conocía como la Campaña de 75 Millón, una campaña para recoger ofrendas de promesas monetarias por cinco años. Por la primera vez las convenciones estatales y la Convención Bautista del Sur se unieron para hacer misiones y ministerios juntos. Pero lamentablemente las metas que propusieron no se alcanzaron en las fechas especificadas y muchas entidades tuvieron que sacar préstamos para cubrir algunos gastos por la tardanza de las promesas y ofrendas especiales. Viendo los problemas que surgieron para financiar a las misiones a través de este plan, algunos líderes llegaron a la conclusión de formar una estrategia de ataque para unir estos esfuerzos que apoyaban a las misiones y la evangelización del mundo.

Llegaron a un acuerdo en 1925 y se estableció El Programa Cooperativo uniendo a individuos, iglesias, convenciones estatales y las diferentes entidades de la Convención Bautista del Sur para cooperar y trabajar juntos con la única meta de compartir las buenas nuevas de Cristo con toda persona por todo el mundo. El Programa Cooperativo se convierte en un plan divino porque unifica las ofrendas dadas por las convenciones estatales a la SBC para hacer misiones y ministerios. Cada convención estatal da un porcentaje de sus ofrendas no designadas a la SBC para tocar nuestra nación y el mundo entero.

Con más de 7 billones de personas en todo el mundo, compartir el evangelio puede parecer como una misión imposible. Pero la verdad es, trabajando juntos las posibilidades son infinitas.

El Programa Cooperativo es un plan divino para alcanzar nuestra nación y todo el mundo. En todas las formas imaginables, somos más fuertes cuando trabajamos unidos. Ninguna iglesia Bautista del Sur puede cumplir la Gran Comisión por sí misma. Pero por medio del Programa Cooperativo podemos alcanzar al mundo para Cristo cuando damos nuestras ofrendas a nuestra convención estatal.

"Uno solo puede ser vencido, pero dos podrán resistir. Además, la cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente." Eclesiastés 4:12 (Dios Habla Hoy Versión Española)

El Programa Cooperativo apoya a la Junta de Misiones Internacionales (IMB), a la Junta de Misiones de Norteamérica (NAMB), a seis seminarios bautistas, y a la Comisión de Libertad Religiosa y Ética (ERLC). El plan divino para los Bautistas del Sur es cuando cada convención estatal da sus ofrendas a la SBC. Estamos promoviendo unidad y estamos tocando nuestro país y el mundo entero con el evangelio de Cristo.

¡Comparta el mensaje de Cristo con alguien hoy!

Mike Gonzales es Director de los Ministerios Hispanos, Convención de los Bautistas del Sur de Texas.
Download Story